¿Qué debe tener el maestro de ceremonias para asegurar el éxito del evento?

By 8 Junio, 2017Noise Box
¿Un maestro de ceremonias en nuestro evento? - Many Colors Group  Master of ceremonies for successful events: What do they need?

Aunque muchos creen que la figura del maestro de ceremonias puede ser sustituida por las nuevas tecnologías, la realidad es que la presencia humana en los eventos es tan imprescindible que nunca podrá ser desbancada por ninguna voz en off.

El maestro de ceremonias en cualquier evento es más importante de lo que puede parecer a simple vista, ya que de su buen hacer dependerá en gran medida el éxito o fracaso de nuestro evento.

Esta persona será la encargada de organizar y guiar todo lo que suceda durante nuestro acto. Por ello, deberá tener un control absoluto tanto del espacio como de la escaleta del evento. Es muy importante que sea capaz de conducir el acto en los tiempos marcados, teniendo en cuenta que normalmente contamos con menos tiempo del que tenemos asignado y hay que ir ajustándolo sobre la marcha. Por tanto, su primera tarea será conocer al detalle la escaleta para tener mayor agilidad a la hora de resolver imprevistos.

Al igual que la escaleta,  un buen profesional debe recopilar toda la información posible sobre los ponentes, invitados y otros participantes, así como del evento en general, con el objetivo de adaptarse a las circunstancias. Uno de los errores que más se cometen es equivocarse a la hora de nombrar a alguien por su nombre o apellido. Este tipo de errores son fáciles de advertir por el público y pueden generar cierto rechazo por parte de la persona sobre la que se ha cometido el error. Además de dirigir el evento, deben ser capaces de generar una buena disposición en la audiencia y cuidar a todos los participantes.

Los buenos maestros de ceremonias consiguen combinar control, naturalidad y creatividad, y entre sus aptitudes destacan:

  • Una buena preparación previa, tanto de los tiempos de la escaleta como de su contenido y público del evento.
  • Capacidad de ceñirse a los tiempos marcados en la escaleta.
  • Agilidad mental para asimilar o solventar cambios en el programa.
  • Capacidad de captar la atención del público pero sin buscar su propio lucimiento personal.
  • Ser capaz de sentirse sin verse, no eclipsando a las verdaderas figuras principales del evento.
  • Ser capaz de entretener y divertir al público, dirigiendo su estado emocional y haciendo que se sientan cómodos y bienvenidos.

Leave a Reply