El vídeo corporativo tiene como objetivo informar y dar a conocer una empresa, un servicio o un producto. Es una forma de innovar y de presentarse ante los competidores generando un impacto, no solo visual, sino también de marca en todo aquel que lo visualice.

Para fortalecer nuestra imagen no podemos optar por un vídeo corporativo cualquiera, debemos cuidar hasta el más mínimo detalle para que nuestra imagen salga beneficiada y no lo contrario. Este vídeo es el reflejo de lo que somos, por ello debemos tener en cuenta los siguientes parámetros:

Duración

No des tiempo a que tus invitados se cansen, comiencen a pensar en otras cosas que tienen que hacer o desvíen la mirada. Tu vídeo debería tener una duración máxima de entre 2 y 5 minutos.

Briefing

Debes hacerte con un briefing, Analiza lo que el cliente quiere transmitir, cuál es el mensaje principal de la marca y de qué manera se quiere contar. Dedícale tiempo y prepara tu storyboard.

Presupuesto

Ten en cuenta el dinero que se quiere invertir, podrás tener claro hasta dónde quieres llegar y los recursos con los que puedes contar. Cuanto más detallado sea tu presupuesto mejor.

Imagen

Uno de los factores que te harán diferenciarte de tu competencia. El diseño lo es todo si lo que quieres es potenciar tu imagen de marca, para ello apuesta por el diseño y ofrece un vídeo corporativo que se diferencie de los demás.

Profesionales

Confía en los profesionales que se dedican a esto. Ellos serán los que mejor te aconsejen sobre cómo alcanzar tus objetivos. Trabaja en equipo.

No vendas lo que no es

Si quieres que el público objetivo al que te diriges te crea, no mientas. Es fácil dejarse llevar por la creatividad y la imaginación, pero te puede pasar factura.

Emociona

Introduce elementos que emocionen, que despierten el interés y la pasión de lo que quieres transmitir. Es la forma de dejar huella, de dejar un recuerdo en el tiempo.

Leave a Reply